Thessaloniki, October 2016

La deuda del antiguo Albergue de Refugiados de Tesalónica

En los últimos meses la Iniciativa Anti-racista de Tesalónica y el Centro Social – Lugar de Inmigrantes (Steki) en Tesalónica se han visto amenazados de cierre debido a una deuda largamente atrasada. Se trata de una deuda de 85.000 € con la Compañía Pública de Electricidad (DEI en griego) y de 5.000 € con el Municipio de Tesalónica del ahora extinto albergue. La Iniciativa Anti-racista y Steki han soportado la carga de esta deuda por seis años, desde que el único albergue de refugiados en la ciudad de Tesalónica fuera amenazado de cierre. Entonces, ofrecimos nuestro nombre legal para asumir los costos de electricidad del Albergue de Refugiados. Esta era la única solución inmediata para mantener el albergue operativo y prevenir que los refugiados allí alojados pasaran a ser personas sin hogar. A continuación describimos los aspectos claves de este duro pero interesante esfuerzo de solidaridad para auto-gestionar un Albergue de Refugiados, así como las soluciones que proponemos para hacer frente a esta escandalosa deuda.

La historia del antiguo Albergue de Refugiados de Tesalónica

El Albergue de Refugiados, que se localizaba en la calle Siatistis número 12, esquina con calle Filippou, había sido por varios años el único lugar de hospedaje para refugiados de la ciudad de Tesalónica, proveyendo alojamiento a catorce familias (unas setenta personas). En enero de 2010, el albergue fue cerrado por la ONG que lo gestionaba debido a dificultades económicas (según declaraciones de la propia ONG). En ese momento, la Iniciativa Anti-racista de Tesalónica, con el apoyo de otros colectivos y grupos interesados –como sindicatos, asociaciones, movimientos vecinales o partidos políticos de la izquierda–, así como con la participación activa y el apoyo de cientos de personas, organizaron un frente común con el objetivo de evitar el cierre del Albergue de Refugiados. Nuestro objetivo inicial era mantener el Albergue abierto y operativo, por los medios que fuera necesario, hasta que una entidad pública pudiera hacerse cargo de la financiación y el funcionamiento del servicio, pues creíamos –y aún creemos– que se trata de una responsabilidad del estado.

A pesar de las dificultades que este nuevo proyecto nos suponía, el Albergue de Refugiados funcionó de manera excelente, gestionado por la asamblea común de refugiados y personas solidarias por más de un año. Las necesidades prácticas fueron cubiertas solamente a través de la Iniciativa Anti-racista y la solidaridad de decenas de personas y colectivos que ofrecieron trabajo voluntario, apoyo económico y donaciones en especies. De esta forma, conseguimos cubrir todas las necesidades de los residentes del albergue sin financiación externa, ya que la Iniciativa Anti-racista no acepta, por principio, ningún subsidio económico por sus actividades.

La dificultad más grave a la que nos enfrentamos ocurrió durante el verano de 2010, cuando DEI cortó el suministro de electricidad –la responsabilidad de los costes del servicio hasta entonces correspondían a la ONG que abandonó la gestión del Albergue unos meses antes. A pesar de los esfuerzos conjuntos por restablecer el suministro (legalmente o no, e incluso con el uso de un generador), no fue técnicamente posible. Por otra parte, el Ayuntamiento de Thermi (que es el propietario del edificio), el Ayuntamiento de Tesalónica y otras entidades públicas rechazaron ofrecer cualquier ayuda. Llegados a ese punto, la única forma de mantener el lugar abierto era cargar con los costes de electricidad por nuestra cuenta. Para ello, decidimos colectivamente, consultando a todas las partes involucradas en el proyecto, abrir una nueva cuenta de electricidad a nombre de la organización sin ánimo de lucro “Centro Social de Tesalónica”, que hemos creado para dar cobertura formal a las operaciones del Centro Social – Lugar de Inmigrantes (alquiler del espacio, facturas de servicios, etc.). Era obvio que esta organización sin ánimo de lucro no podía asumir la responsabilidad legal de los costos de los servicios del Albergue de Refugiados, puesto que no tenía ninguna relación legal con el edificio en el que se encuentra el albergue (ninguna forma legal de propiedad, alquiler o cesión). Sin embargo, la nueva conexión resultó exitosa gracias a nuestra acción política colectiva, siempre con el objetivo de mantener el albergue operativo y a los residentes viviendo allí a salvo. Durante ese año de auto-gestión (hasta diciembre de 2010) amortizamos adecuadamente todos los costes –incluida la factura de la luz– mediante el pago de 2.000 € de fianza y 3.864 € de consumo de electricidad.

Sin embargo, debido a que durante ese periodo no conseguimos encontrar una entidad pública relevante que quisiera hacerse cargo del funcionamiento del Albergue de Refugiados de manera regular y permanente, la Iniciativa Anti-racista se vio forzada, a finales de 2010, a salirse del proyecto, puesto que no podía –y no debía– cargar con la responsabilidad de cubrir los costos de funcionamiento de manera indefinida. El Albergue de Refugiados continuó funcionando y hospedando a familias de refugiados hasta noviembre de 2014 cuando, por iniciativa de ciudadanos solidarios, se ofrecieron apoyo económico y apartamentos a las familias que aún permanecían allí. El Albergue de Refugiados permanece desde entonces desalojado y cerrado por la propiedad del edificio.

Durante el periodo desde que la Iniciativa Anti-racista salió del proyecto hasta el cierre final del Albergue de Refugiados, decenas de familias de refugiados fueron alojadas y las veinticuatro conexiones de electricidad registraron un consumo de 80.000 €. Desde Iniciativa Anti-racista éramos conscientes de que dicho importe se nos cargaba a nosotros, pero no podíamos solicitar una desconexión, puesto que el edificio aún albergaba a refugiados y niños. Desde nuestro punto de vista, la única solución hubiera sido el restablecimiento del albergue como responsabilidad de una entidad pública que hubiera, razonablemente, asumido la deuda, algo que evidentemente nunca ocurrió.

La situación actual

Tras la evacuación final del albergue y la terminación del contrato con el DEI, quedó un monto de 80.066 € a saldar a nombre del Centro Social – Lugar de inmigrantes (Steki). A este deuda se le suman 4.220 € de tarifas municipales. Pese a nuestras reiteradas apelaciones y objeciones ante la gerencia del DEI, se nos ha dado a entender de que no existe posibilidad de rescindir la deuda. De no aceptarlo, Steki se vería ante la amenaza de un corte de suministro de luz y la deuda sería transferida a los garantes legales de la organización. Mientras tanto, durante los últimos 18 meses, hemos tenido que pagar al DEI mas de 5.000 € en intereses para evitar el corte de suministro.

En caso de que la deuda no sea saldada, Steki se verá obligado a cerrar sus puertas y aún así la deuda no podrá cancelarse. Sin Steki, todas las actividades solidarias que se han creado a lo largo de los años, como los cursos de solidaridad para ciudadanos griegos e inmigrantes, la Cocina Solidaria y la recolección y distribución de productos de necesidad básica, entre otras, dejarán de existir. Esto implicaría además un fallo política y un retroceso para la Iniciativa Anti-racista y los movimientos solidarios.

A la vista de estos riesgos, no nos quedó otra opción que asumir colectivamente la responsabilidad de la deuda y solicitar un refinanciamiento de la misma en cuotas. La deuda no es resultado de una toma o falta de acción de nuestra parte, sino de nuestra decisión de respaldar la solidaridad a toda costa, ante una necesidad colectiva en nuestra ciudad.

Como hemos mencionado antes, la Iniciativa Anti-racista y Steki han tomado una resolución estatutaria de no solicitar o aceptar financiamiento de instituciones públicas o privadas. Nuestras actividades e iniciativas de solidaridad son financiadas por medio de donaciones de personas particulares, recaudación de eventos públicos y la actividad diaria de Steki. Sin embargo, es claro que sin recursos adicionales será imposible cancelar una deuda de semejante magnitud. Es por eso que nos vemos obligados a solicitar ayuda en primer lugar a aquellos que participaron y apoyaron el proyecto del antiguo Albergue de Refugiados, en espera de que compartan la responsabilidad del pago de esta deuda común.

Dado a que la deuda está a nuestro nombre, cualquier persona dispuesta a contribuir sólo puede hacerlo mediante donaciones a la entidad legal que representa Steki. Es por esta razón que por primera vez en nuestra historia, no nos queda otra alternativa que aceptar donaciones de organizaciones y entidades que antes no hubiéramos considerado como donantes. Es una situación muy poco placentera y desgarradora, pero que lamentablemente no podemos evitar.

El dinero recibido será destinado en su totalidad y exclusivamente a la cancelación de la deuda con el DEI por 80.000 €. Esto significa que la deuda no tendrá ningún tipo de impacto en las finanzas  y actividades de Steki y la Iniciativa Anti-racista. Steki y la IA no sólo se abstendrán de todo tipo de beneficio proveniente de las donaciones, sino que continuarán -dada la necesidad- contribuyendo al máximo al pago de la deuda mediante peticiones a todas aquellas personas afiliadas y que han apoyado nuestros proyectos a lo largo de los años. La gestión del pago de la deuda será pública y transparente. A ese respecto y mediante la presente, queremos anunciar la donación de 15.000 € provenientes de la iniciativa “Solidaridad para todos” para el pago de la deuda, ya que Syriza fue unos de los aliados de la Iniciativa Anti-racista en el proyecto de albergue para refugiados en el año 2010. En este contexto, también queremos anunciar que hemos solicitado fondos del Ayuntamiento de la ciudad de Thessaloniki, al DEI y a otros organismos.

Concretamente, solicitamos el apoyo de toda la comunidad solidaria y de todos los camaradas en Grecia y en el extranjero, que puedan contribuir -siempre dentro de sus capacidades- al pago de la deuda. Esta es la única forma de mantener Steki abierto y continuar con sus actividades solidarias, al igual que con las intervenciones socio-políticas de la Iniciativa Anti-racista. En los 20 años de existencia de la Iniciativa Anti-racista y los 12 años de operación de Steki, hemos logrado sortear todos los obstáculos y hemos sobrevivido. Creemos firmemente que merece la pena batallar una vez más.

Iniciativa Anti-racista de Tesalónica

Centro Social – Lugar de inmigrantes (Steki)

¿Quiénes somos?

La Iniciativa Anti-racista de Tesalónica fue creada en 1998 como espacio abierto para la coordinación de organizaciones políticas y comunitarias en la ciudad en contra del racismo y la barbarie. Durante 19 años, mediante marchas, reuniones, y con el Festival anual contra el Racismo, la Iniciativa Anti-racista ha luchado por la legalización e igualdad social de los inmigrantes, por la apertura de las fronteras y la oferta de asilo a los refugiados, y la coordinación de las prácticas solidarias ante toda minoría marginalizada o reprimida. La Iniciativa Anti-racista funciona en base de una reunión abierta semanal (todos los miércoles a las 21 horas) y se encuentra en el Centro Social “Lugar de inmigrantes” (Steki).

Para más detalles, ir a antiratsistiki.gr y fb/@antirathess

El Centro Social  “Lugar de Inmigrantes” (Steki) comenzó a funcionar en el 2004 como proyecto de la Iniciativa Anti-racista y desde el 2009 se encuentra en un lugar de connotaciones históricas en la calle Ermou 23, en el centro de Tesalónica. Además de albergar la Iniciativa Anti-racista, el centro es el hogar de varias iniciativas en el campo laboral, migratorio, civil, teatral y cultural. Steki también ha creado varias actividades y talleres de solidaridad, como lecciones gratuitas de griego para inmigrantes, la “Cocina Solidaria”, la cual provee comida y compañía a cientos de personas todos los fines de semana; “Habitación 39”, una iniciativa de colecta y distribución de necesidades básicas para refugiados y gente sin hogar; un equipo de ayuda legal para refugiados e inmigrantes, y toda una gama de iniciativas tanto puntuales como permanentes.

Para más detalles, ir a socialcenter.gr y fb/@socialcenterthess